Casi En El Clavo

Por Jano Nahuel

 

Siempre es bueno ver a Iberia en su segunda casa, acá en la capital, donde residimos un montón de oriundos del Bio Bio avenidos al que llaman malamente el centro de Chile. Es bueno porque nos juntamos con los amigos, camaradas entrañables de fútbol, arreglamos el mundo y sobre todo charlamos largamente acerca de la azulgrana querida, como no.

 

También es muy emotivo, pues en estas instancias podemos apreciar otras dinámicas del equipo. Estando de visita logramos apreciar su cercanía con la hinchada, nos saludan con cariños, logramos intercambiar palabras, agradecerles su compromiso y  también los jugadores nos retribuyen el apoyo. Acá nadie mata, todos alientan pues cuando viene Iberia a jugar es como si trajera consigo un pedacito de nuestra tierra a esta región. Se extraña el terruño, el olor a humo, la lluvia, la gente y también a Iberia amigos.

 

Instalados en la galería, sonreímos con las tallas que emergen mientras rueda la redonda, sonreímos también por que Iberia juega bien, es un equipo ordenado e hilvana poco a poco buenas jugadas que llevan peligro al área de un mañoso Santiago Morning. Equipo incisivo y con mucho compromiso, todos corren, todos meten y se le imprime una velocidad al juego que desdibuja lentamente a uno de los punteros de la B.

 

El comentario es obligado en la galería, el último partido que vimos en la región Metropolitana de Iberia fue en el torneo anterior precisamente contra los microbuseros en este mismo estadio, pero la diferencia de juego es abismal. Y surge el cuestionamiento, por que no se tomó antes de la decisión del cambio de técnico y se esperó hasta quedar sumidos en el fondo de la tabla, nunca lo entendimos.

 

Partido que se vuelve cada vez más apretado, son pocas las llegadas de lado y lado, en el medio se muerde con rabia, sin dar balón por perdido, se traba, se bravea y se vuelve a atacar sin sacar ventajas de goles, pero Iberia sigue imponiendo sus términos, sigue dominando el juego, toca, busca llegar y recupera rápido cuando pierde la pelota pero se le achica el arco, la pelota se pasea como haciéndole burlas al gol y nos ahoga el abrazo.

 

Al final, un empate sin goles que no nos deja para nada conformes. Iberia muy superior a los locales, pero sin fineza en la puntada final, de hecho los “bohemios” solo lograron controlar el partido cuando la azulgrana sufrió la expulsión de dos jugadores. Con nueve era difícil y el punto del empate era premio. Quedamos si con la misma sensación, pudimos haberlo ganado, estuvimos ahí a casi casi a punto de dar en el Clavo.

 

No se pudo amigos, pero hay tranquilidad por el juego mostrado.

 

Show aparte el de Hernán “Clavito” Godoy al borde la cancha, un tremendo personaje del fútbol, de esos que respiran barrio, con su impecable terno y mocasines lustrado, camina de una lado a otro, gesticula, discute y dirige como si estuviese junto a “la de tierra”, allá en la población, es imposible no concentrar atención en él. Si incluso a ratos nos mantenía en silencio pleno tratando de escuchar como alentaba y reprendía a sus dirigidos sacando aplausos en la galería por parte de los fanáticos de ambos clubes. El “callate cabro e’ mierda, no me contestes” a la Ardilla Reyes fue sencillamente notable. Risas y vítores para el caballero del futbol.

 

Buen apronte para los desafíos venideros de la azulgrana, a mitad de semana enfrentamos a Colo Colo por Copa Chile. Esperemos que el profe Landeros decida de la mejor manera y ya tengan un buen plan para jugar los dos torneos. Con un plantel corto y cinco jugadores lesionados se ve complicadísimo.

 

Esperemos también que la gente acompañe a Iberia en Concepción, que pueda disfrutar de este enfrentamiento, pocas veces podremos disfrutar de un Iberia vs Colo Colo batallando por los puntos y enserio. Ah, y que los “doble camiseta” se sinceren por fin. Parece mal chiste con algunos, si no somos culebras para cambiar la piel cada fin de semana, tenemos una sola, la mía es azulgrana. Aguante Iberia, nada más importa.