Es el Tiempo de Roberto Rojas en Iberia

Por Jano Nahuel

Deportes Iberia comienza la pretemporada en la playa de Zapallar con un nuevo cuerpo técnico y con un plantel en conformación que se va modelando a la espera del inicio del campeonato de Segunda División. Pero las aguas no han estado del todo calmas para la Azulgrana linda y querida en este poco andar 2019.

Despedimos con mucho pesar a dos de los nuestros, con partidas que realmente tocaron la fibra de todos quienes son parte de este club maravilloso. Un dolor que nos acompañará por un buen tiempo y que son parte del rigor con que se forja siempre esta institución.

Hemos conocido también la renuncia triste de jugadores formados en casa y que se ilusionaban con cosas grandes. Aunque para algunos paso colado, para la mayoría de los iberianos la forzosa salida de Roca y Aguayo fueron muy dolorosas. Y no solo porque los vimos crecer y nos esperanzábamos con verlos tocar la gloria, sino porque la señal también es negativa para quienes están en etapa de formación, pues de ahora en más miraran con recelo su crecimiento en el club sabiendo que en algún momento pueden ser  prescindibles sin mayores retribuciones o reconocimientos (por eso también es imperativo salir de esta maldita división).

Suma. Hace un par de días, se conoció la renuncia del ayudante técnico Jaime Pezzini, que se alejó del club por razones personales, dejando el liderazgo del club solo en manos de Roberto Rojas a la espera de conocer la posibilidad de su reemplazo.

Complicado panorama para Rojas que se ha tomado con toda la calma posible la conformación del equipo y que no ha prestado oídos a la presión que han puesto los hinchas en su agónico llamado para que los jugadores históricos sean parte de este plantel. El caso más latente ha sido, sin duda alguna, el de nuestro capitán icónico José Gastón Salcedo, a quien el actual DT tajantemente ha negado cabida en el equipo de este 2019.

En lo personal, tengo contrariados sentimientos con respecto al “profe”. No conozco mucho al director técnico sino más bien al comentarista de la televisión, y eso me produce ciertas aprensiones.

Quiero partir diciendo y reconociendo que el cuadro antes dirigido por Roberto Rojas jugaba muy bien. Era un equipo muy ordenado, muy disciplinado tácticamente, de juego vistoso y de mucha tenencia de balón, que nos hizo ver mal cada vez que los enfrentamos en la temporada pasada. Es más, con varios de los camaradas azulgranas comentamos en varias oportunidades que Velásquez era el equipo que mejor jugaba en el torneo 2018, pero le faltó la jerarquía para conseguir el ascenso.

Y ahí va mi primer temor.

Para este 2019 los nombres con que ha conformado el plantel han sido notables figuras en sus equipos, pero la presión de jugar en  Iberia es otra. Y que no se suene agrandado ni nada por el estilo. Pero acá no te aplauden por un empate en casa. En Iberia se exige ganar siempre, jugando bien y ser punteros desde el inicio al final del torneo (sino pregúntenle al Pato Almendra).

Y por otra parte, a quien más reconozco es al “Roberto Rojas” de los programas de televisión, donde demostraba conocer mucho de futbol, pero que siento se lo comía el personaje con histrionismos innecesarios y una ínfula de sabiduría que rayaba en la altanería que justificaba la antipatía y el troleo de varios. Algo que en un equipo como Iberia no es muy bien recibido, pues este club se caracteriza por su humilde grandeza y ha considerado siempre que el futbol y los valores positivos deben ir de la mano.

No quiero comparar, pues no está ni cerca de serlo (tampoco se lo merece el profe Rojas), pero con Lefemire ya tuvimos suficiente, no queremos más.

Sin embargo, debo admitir que en este tiempo le he escuchado declaraciones muy acertadas, muy sensatas y con mucho conocimiento no solo de futbol sino del medio en general y de esta nefasta división. Solo se cayó con sus dichos sobre el “emblema” (espero sea una broma nada más).

Recuerdo que luego del partido por la liguilla en San Vicente me lo encontré afuera del estadio, cruce con él un par de palabras y me pareció una tipo amable y muy cercano. ¿Con que me quedo? Bueno, soy un hincha más… nada más.

Veremos cómo se viene el año de “Tomatín” en Iberia. Los hinchas esperamos que el personaje no devore al buen director técnico que ha demostrado ser, que entregue las garantías para el buen clima del camarín y sea el estratega que necesitamos para lograr el ascenso. Solo eso queremos.

Esperemos las aguas se calmen y nos den la corriente suficiente para navegar tranquilos al puerto esperado. Nos llenamos de esperanza nuevamente, estaremos convencidos que en esta era retornaremos al futbol de plata del torneo nacional. Una nueva era ha comenzado, es el tiempo de Roberto Rojas Mercado.

Deja un comentario