Es Momento del Cambio

Por Jano Nahuel

Final de la primera rueda del torneo de la Segunda División Profesional del futbol chileno y nuestra Azulgrana querida aparece en un incomodo octavo lugar, en la liguilla por no descender y a 10 puntos del líder que el domingo recién pasado nos dio un baile en nuestra propia casa como hace tiempo no recibíamos.

¿Derrota como locales? Nada nuevo en este andar, pues Iberia no cosechó victorias en su propio estadio, obteniendo empates deslucidos y una derrota con el colista absoluto. Cabe señalar también que de las 2 victorias obtenidas, una de ellas fue obtenida por la sub19 (la mitad de los triunfo si así lo quiere decir).

El otro triunfo, el otro fue un partido memorable que nos ilusionó cuando le propinamos senda derrota a los favoritos del campeonato en su propio campo.

Nos ilusionó por el buen partido jugado, el despliegue físico y táctico en cancha, sumado a las notables figuras individuales que hicieron ver muy mal a quienes venían como avión gustando y goleando.

De esa Azulgrana triunfante en San Fernando no vimos ni las luces en las fechas posteriores. El gol se volvió esquivo, los errores nos impidieron sumar y la nube negra se fue posando poco a poco en el equipo que desesperado buscaba la explicación al bajo rendimiento mirando hacia una banca que tampoco daba soluciones.

En mi opinión, la apuesta a este cuerpo técnico no surgió el resultado esperado. Fueron ellos quienes armaron el equipo, eligieron los nombres para conformar el plantel, quitaron de en medio al referente del club y entre la soberbia y el cominillo del personaje tienen la responsabilidad de los malos resultados. Y claro, responsabilidad compartida por un gerente técnico que hasta el momento no ha demostrado mucho y que sigue al debe en esta labor tan estratégica.

Y como le por ahí, el torneo pasado al cuerpo técnico con muchos mejores resultados y por muchos menos problemas que los que tenemos ahora se le exigió, se le criticó y se cuestionó con severidad por la dirigencia siempre ausente. El panorama de Iberia hoy es crítico con 10 de 24 puntos posibles y el análisis no resiste mucho más. Ni por mucha fe y por todo el aliento que siempre le demos al equipo, la temporada está prácticamente perdida. Y no por los números, sino por que el equipo esta nublado y no logra encontrar la luz.

Con todo respeto, es momento de realizar un cambio drástico, descomprimir el complicado ambiente  y quitar la olla a presión del fuego antes de que estalle.

Es el momento preciso de terminar con la era de Roberto Rojas y pensar en el cambio, por el bien de todos.