Esperamos La Derecha Del Coke

Por Jano Nahuel

La imagen de Jorge “Coke” Contreras me hace evocar aquellos años mozos cuando siendo un quinceañero en el mítico Concepción, disfrutaba el disco “Soup” a la vez que lloraba la muerte de Shannon Hoon de los célebres rockeros Blind Melon.

Por esos días, el Coke movía los hilos del medio campo de Deportes Concepción, humillaba a Colo Colo en Collao, y sacaba pasajes para acompañar a Bam Bam Zamorano en el camino de la eliminatoria para “Francia 98”, en Asunción Paraguay.

Es que la elegante derecha de Jorge Contreras tenía un prestigió, un reconocimiento y admiración dentro del futbol chileno. La sutileza de su pegada con puntería digna de estudio atraían a los futboleros a cualquier cancha, y nosotros con mi viejo no éramos ajenos a esa atracción. Festejamos esos dos tiros libres que le encajó al Rambo Ramírez frente a todo el familión angelino que desarraigados siguen al cuadro capitalino, ¿Te acuerdas viejo?. Y gritamos también cuando en el Defensores del Chaco, mediante tiro de esquina sacó la lienza para ponerle en la cabeza un balón perfecto a Javier Margas que anotó frente Chilavert. ¡Si hasta lo fui a esperar al aeropuerto cuando regresó de su periplo!, el Coke con gesto amable, me firmó una Don Balón donde parecía en portada que aún atesoro.

Jorge Contreras se ha calzado el buzo de Iberia para comandar a los del Bio Bio en este complejo momento. Lo ha hecho con la altura de su pegada, con la seriedad de su carácter y su trabajo, sin muchos tambores respetando la delicadeza de la situación y sin explotar un personaje como su antecesor.

Este domingo tiene una linda chance, no solo de estrenarse como local en el estadio angelino, sino de encontrar el caminito de la victoria que tanto esperamos y de reencantar una afición dolida por las pelagatiadas de fechas pasadas.

Al menos ante Cauquenes el equipo se vio mejor parado. Con una disposición diferente, con mucho más arresto, toque certero y juego colectivo que nos prendió una lucecita de esperanza inmediata.

Esperemos en casa  partir con la pierna derecha, la del Coke, la que da confianza y certeza, que abre arcos y sueños para recuperar lo perdido y encaminarnos nuevamente al objetivo.

Vamos Iberia, con todo mi azulgrana querida.