¡Esto es Iberia!

Por Jano Nahuel

Abrazos, sonrisas, gritos de festejo se mezclan en el David Arellano, ha finalizado el encuentro con triunfo para Iberia, clasificación y desempeño notable de la escuadra de Luis Landeros. El concepto felicidad se queda corto y no sé cómo expresar bien esto, alegría absoluta, orgullo gigantesco, amor incondicional… uf, esto es felizmente complicado. ¿Le estaré poniendo mucho color? Bueno, vamos al futbol.
Con toda la fe del mundo llegamos hasta Macul como una verdadera horda de hinchas azulgranas, según dicen más de 250 fanáticos, cantando y alentando sin miedo, aun cuando trataron de infundírnoslo guardias y policías que custodiaban el recinto. Tal vez intentando traspasarnos su propio miedo.
“Tápense las camisetas que aquí es peligroso, están en el Monumental” –nos decían en tono burlesco y amedrentador. Apelamos al refrán, no tenemos miedo ni plata, tampoco nada que disimular, al contrario, por más que quisiéramos esconderlo, nuestro sentimiento se desbordaba por todos lados. La galería “Magallanes”, allá donde nos arrinconaron para ver el partido, era una verdadera fiesta, con familias completas entonando los canticos de la Banda, la (-i-) saltaba de las camisetas y se inflaba en el pecho de los fanáticos que no escatimaron en absolutamente nada para decirle al equipo que nunca estará solo, que donde vaya ahí siempre estaremos. De verdad, fue algo sencillamente emocionante.
Confianza v/s Soberbia, Humildad vs Arrogancia… Iberia saltaba a la cancha con el deseo de hacer algo grande y que mejor que intentar botar al altivo y orgulloso Colo Colo en su propia ruca. Allí donde aseguran ser inexpugnables y donde otros equipos que dicen ser grandes, han salido entre llantos frente a un equipo innegablemente poderoso. Pero, como dicen en el barrio “en la cancha somos todos iguales”, en el pasto no pesan copas, sueldos millonarios e influencia dirigencial, si no se pone coraje, de nada sirve la facha y los comerciales de televisión, y vaya que nuestro equipo lindo sabe arrojo y honor.
Busqué la mejor ubicación para ver el partido, pero el rincón donde nos dejaron no tenía mucho que ofrecer. La vista hacia la cancha es malísima, pero la compañía de los camaradas azulgrana es amaina el panorama, intentábamos no transmitirnos los nervios ansiosos y nos dábamos calma paradójicamente unos con otros. Nos volvemos a encontrar, como en cada jornada, repasamos juegos de visita de nuestra azulgrana y de cómo llegamos a jugar en el Monumental, un largo y tedioso recorrido después de haber pasado por galerías como las de San Antonio, Cabildo o el antiguo estadio de Barnechea (si se pueden llamar galerías). Hoy, un estadio de categoría mundial recibe las huestes azulgranas, con más de 12 mil personas y nosotros allí, dando pelea.
Tensión y ansiedad total, pitazo inicial y los corazones comienzan a acelerarse en la de cemento, sabemos que puede ser un gran día para Iberia, para su gente, para su historia y lo estamos viviendo a concho.
¡ Gol de Iberiaaaaa ! Apenas van pocos minutos y los que vienen llegando atrasados no alcanzar a verlo, pero se abrazan igual. Increíble, la azulgrana abre la cuenta y enmudece a los albos, las palabras del profe Landeros nos hacen eco, Iberia no viene a defenderse, viene a jugar y poner bravura, no a esconderse en un resultado.
La Banda sigue cantando, miramos el reloj por primera vez intento que este acelere su trabajo pero tan solo van 10 minutos de juego. No falta el que pide la hora al árbitro, no se tal vez fui yo mismo, las risas nerviosas responden desde varios puntos y la hazaña comienza a gestarse. El equipo se ve bien, compacto y muy rápido. Al frente el dueño de casa intenta llegar pero choca una y otra vez contra el murallón iberiano, los duelos individuales son ganados siempre por la defensa azulgrana y en el arco se agiganta la figura de Miguel Jiménez, quien a mi gusto ha jugado el mejor partido desde su regreso al equipo angelino. Transmitiendo tranquilidad y experiencia, rápido y vivito en los mano a mano que le toco salvar, metidito en el partido dando seguridad como hace tiempo no le veíamos. Gran recuperación del “Cabezón”, se mandó partidazo.
Segundo tiempo y la desesperación de Guede confunde a sus dirigidos, gesticula, putea y se vuelve loco. Esto es bien aprovechado por la azulgrana, que anota el segundo tanto tras notable jugada de un sobresaliente Maestrito Gutiérrez y un gigante Tanque Ruíz. La calidad del finiquito de Braulio Baeza ratifica su alza futbolística y nos da aún más esperanza en lo que viene por delante.
Iberia lo gana por dos goles a cero, y la verdad sea dicha, Colo Colo no tiene por donde marcarnos un gol. Incluso la azulgrana está más cerca del tercero, pero Agustín Orión dice que no “¿para qué más, por favor?- alega, como intentando ahuyentar la humillación total en esta verdadera debacle que están viviendo.
Final del partido y lo que parecía algo imposible está ahí, abrazado a nuestros pechos, teñido de alegría infinita y de sencillez, porque el termino que hemos acuñado para este equipo se hace más vivo que nunca, SOMOS HUMILDEMENTE GRANDES.
Hoy me han felicitado como si hubiese jugado yo, saludos por redes sociales, llamados telefónicos y varios abrazos, incluso de quienes alguna vez me dijeron “¿y que es Iberia, en que división juega?” jajaja. La prensa centralista le dio énfasis a la derrota del cacique y no se centró el triunfo de Iberia. Bueno, que más se puede esperar de los medios sensacionalistas Y es que fuimos invitados de piedra en una fiesta donde pensaban echarnos con la cola entre las piernas y salimos bailando al ritmo más alegre con el bombo y los platillos.
No fue solo un fracaso rotundo de los albos, como dijeron los disque especialistas en la materia, fue una hazaña titánica de la azulgrana, heroica, de esas que narraremos por años. Nos miraron por encima del hombro, nos ningunearon y hasta nos desconocieron, y con la sencillez de la voluntad azulgrana les gritamos que ¡¡ ESTO ES IBERIA CARAJO!!
Inyección anímica, un coctel de confianza para este equipo. Y…! Pies sobre la tierra nuevamente. Y seguimos, se viene el campeonato encima amigos míos, y eso debe ser siempre lo más importante. A ganarle a Rangers de visita y tratar de respirar tranquilo para zafar de los puestos de abajo. Tranquilidad que con este equipo, jugando así y con el nivel de convicción y compromiso que tiene este grupo deberíamos sacar la tarea adelante. Esto no para, seguiremos escribiendo la historia azulgrana.
Vamos gente, a apoyar al equipo, todos al estadio que no se irá desilusionado, este equipo muestra futbol y espectáculo, este equipo es monumental.
Aguante Iberia, la sonrisa no se borrará jamás.