Gran remontada azulgrana

Con más de 12 mil personas en las tribunas del Ester Roa Rebolledo de Concepción, Iberia y Colo Colo se enfrentaban después de 60 años de historia de balompié criollo. Esta vez por los puntos y en un primer partido de llave de eliminación de los octavos de final de la Copa Chile MTS.

El cuadro angelino debió trasladar su localía hasta la capital regional del Bio Bio para cumplir los estándares exigidos por la ANFP en pos recibir a uno de los cuadros más populares del fútbol chileno. Sin embargo, los fieles azulgranas se las arreglaron para llegar a alentar al equipo de sus amores que venía de eliminar en este torneo a la Universidad de Concepción en esta misma cancha.

Partido trabado en el primer tiempo, donde aparecían el nerviosismo y  se reflejaba la falta de continuidad futbolística de un equipo y otro. Era de esperarse, los albos se presentaron con una gran cantidad de jugadores que no venían jugando de forma regular en el primer equipo, y la azulgrana hizo lo propio, dando oportunidad a quienes asoman como alternativas en la escuadra de Landeros pensando también en la compleja ubicación que ocupa en el Campeonato Loto.

Los embates del cuadro capitalino eran controlados rápidamente por la azulgrana que también se daba maña de llegar al arco defendido por Agustín Orión, todo comandado por un todo terreno Juan Gutiérrez, que en esta era Landeros ha incrementado notablemente su nivel convirtiéndose en la figura del cuadro angelino. El 0 a 0 parecía lo más justo dado el trámite del partido, equipos al descanso y la gente en las tribunas no se conformaba con la ausencia del invitado de honor, el gol.

Recién comenzado el segundo tiempo, una confusa jugada dentro del área iberiana es castigada con la pena máxima por el árbitro Gilabert. Penal para Colo Colo y Gonzalo Fierro, emblema de los albos, convierte desde los 12 pasos y abre un partido que parecía  cerrado con candados hasta el momento.

La azulgrana no alcanzaba a sacudirse de la embestida, cuando en una desinteligencia defensiva, Nicolás Maturana anotaba el segundo gol y los hinchas capitalinos comenzaban a sobarse las manos abrazando un triunfo que parecía inminente.

Sin embargo, el “profe” Landeros con gran astucia, empuja al equipo hacia delante buscando desequilibrar por las bandas y en un carrerón de Mauro Aguirre se cobra falta a la entrada del área con gran riesgo. Frente a la pelota, otro que este semestre ha deslumbrado en el “equipo lindo”, Mario Pardo, el MP3, que mete furibundo misilazo apenas controlado por el meta colocolino y en el rebote Diego Opazo anota el descuento.

El gol fue una inyección anímica para el cuadro angelino, que con la entrada de Alexis Delgado comenzó a presionar en su campo a los noveles albos y verticalizar con rápidez los ataques que a esa altura ya timoneaba el goleador Diego Ruiz.

El gol de empate llegó como premio al buen juego mostrado por los azulgranas, Marcelo Jorquera captura un remate pifiado del Tanque y la noche parecía venírsele al cacique, pues no lograba detener la tromba iberiana a pesar de sus esfuerzos y desesperación.

Si el gol de empate fue celebrado por los hinchas del Bio Bio, la anotación de Alexis “El Topo” Delgado casi derribó el mítico Collao, en plena recta final Iberia lo daba vuelta, jugando de forma irreverente, sin mostrar miedo y desprendiéndose de la analogía “del jugar de chico a grande”. El marcador alumbraba un 3-2 a favor de los locales, sacando una leve ventaja, pero  ventaja al fin y derribando al campeón vigente de la Copa, obligándolo a masticar la derrota y a no confiarse en la definición en el Monumental.

Un triunfo histórico para azulgrana, una hinchada alentando, fanáticos felices y 90 minutos por jugar el próximo domingo 03 de Septiembre en Macul.