Hasta Luego Copa Chile

Hasta Luego Copa Chile

No era solo un mero trámite como decían muchos por ahí, tampoco era un participar solo porque sí o un salir de problema pues la prioridad es el campeonato. La Copa Chile era una oportunidad para Iberia, y creo que esta fue bien aprovechada, de manera perspicaz, con objetivo claro y de una manera tremendamente profesional.

Lección aprendida decíamos, y claro, aún nos pesa la historia acaecida el 2017 cuando las fichas puestas en ésta competición nos llevó a un desgaste tremendo del plantel que a la larga, según mucho, desencadenó el terrible descenso de nuestro equipo lindo. Sin embargo, no creo alguien se hubiera quejado saltando en la galería jugando una Copa Libertadores. Obvio, si lo ponemos en la balanza, no hay por donde perderse, nadie quería descender y jugar en el maldito potrero a costa de lo que algunos llamaron Copa Chiste Y ya está, se vino la Copa Chile otra vez y nadie puede decir que no dimos pelea.

Oiga, si estuvimos a un golcito de los penales, metiendo miedo a los piducanos que aún transpiran y que terminaron pidiendo la hora a gritos.

Iberia demostró profesionalismo, mostró que la División en la que estamos no nos afectó tanto como quieren algunos, y que este equipo lindo se puede parar en cualquier cancha a dar batalla. No nos achicamos, somos siempre “humildemente grandes”, como dije por ahí en un programa de Tv (dándome color).

También, y no está demás decirlo, la azulgrana entregó buenas señales con respecto al plantel que se ha conformado y sobre los juveniles favorecidos por el cuerpo técnico que han pasado a reforzar el equipo. Si, RE FOR ZAR, entiéndalo bien y compréndalo, estos jóvenes no han venido a rellanar el plantel o a experimentar para ver que resulta. Lo elegidos para este mini torneo aprovecharon la oportunidad, de forma inteligente y valiente, dejando huella y poniendo en buenos problemas al profe Pato que ya debe estar pensando en esa presión positiva que te exige para armar el equipo para el fin de semana.

De parte de la hinchada, hay una valoración por el corazón que están poniendo en cada partido, marcando la diferencia en todo momento donde se nota que es sangre caliente la que corre por las venas de este plantel y que la hielera pectoral se fue con Landeros, Lefemiere y compañía.

Y más, cuando en el frente de batalla se avizora el clásico con el equipo de Angol. Un rival que ha intentado recular de este torneo con variadas razones, que sabemos puede no estar peleando nada en este campeonato, pero que frente a Iberia se van a jugar la vida. Este puede ser su partido del año, contra quienes creen su rival más acérrimo y el que llene el Alberto Larraguibel.

Hasta luego Copa Chile, por ahí nos vemos nuevamente… tenemos deuda pendiente, pero no estas en nuestros planes este año. Esperamos Iberia siga demostrando la fortaleza mental y el convencimiento triunfal, que vaya tomando ritmo y creciendo en lo futbolístico, y que el foco no cambie, que el objetivo siga siempre claro. Volveremos, queremos el ascenso.

Jano Nahuel

Attachment