Humildemente grandes

Por Jano Nahuel

Ansiosos-nerviosos por el inicio del torneo, comiéndose las uñas y contando los días para que ruede la pelota por los puntos en el campeonato nacional de primera B. Campeonato que valga recordar, nos tiene preocupados por lo que pueda hacer nuestra azulgrana, incluso al margen de lo que suceda con “el caso Barnechea” que ha interrumpido estos últimos días y que puede volcar la forma en como se juegue este semestre. No olvidemos amigas y amigos que hoy estamos ubicados penúltimos, los puntos del campeonato anterior nos tienen nominados entre los predilectos para un posible descenso y catalogados, tabla en el horizonte, como los segundos peores del torneo pasado solo por encima de Unión La Calera. Como dijo alguien por ahí, así tal cual.
Y estamos ansiosos también porque siempre hemos sido optimistas a pesar de todo, porque vemos nuevos y buenos aires en el equipo. Como no, si por primera vez desde que regresamos a disputar la Copa Chile en el profesionalismo, hemos pasado a la siguiente fase habiendo eliminado a un tremendo equipo como la Universidad de Concepción. Y no solo eso, sino que de los puntos en disputa hemos obtenido 6 de 6, logrando sendos triunfos en Los Angeles y Concepción, anotando un 4-0 contundente en ambos encuentros, lo que nos abre el apetito en los 2 torneos a disputar este semestre, pues, en el horizonte puede aparecer milagrosamente el equipo capitalino de Colo Colo y todos sabemos lo lindo que sería enfrentarlos en serio. Alguna vez, por puntos, les dimos un inolvidable 8-0 en el Monumental ¿Recuerdan?
Ahora, seamos sinceros, aún cuando creíamos que podíamos sacar buenos resultados siempre le hemos bajado el perfil a esta Copa, siempre hablando de “Copa Chiste” y acordando que lo que vale es el Campeonato, todo para que el golpe de la eliminación no doliese tanto. Uf, ni el más fanático imaginó que dejaríamos fuera de esta forma al Campanil, si hasta los mismos penquistas terminaron diciendo; “Iberia nos dio un toque”.
Pero vamos despacito por el empedrado, que no se nos suban los humos a cabeza y con la humildad de siempre enfrentemos lo que viene. No por haber eliminado a unos de los mejores equipos de la A tendríamos que necesariamente pasarle por encima a nuestros rivales directos. Los equipos de nuestra serie se han reforzado de gran manera buscando no pasar sustos esta temporada y están dispuestos a matarse por no finalizar llorando. Se viene reñida la cosa, emocionante por decir lo menos, vamos a encontrarnos con una verdadera guerra iberianos y tenemos las armas para salir airosos.
Creo que tenemos las herramientas y todo lo necesario para pelear un poco más que el no descender, si la meta es esa, estamos equivocando el camino. ¿Qué si soy realista? Creo queso. No quiero irme al potrero, pero un equipo como Iberia debe trazarse objetivos mayores, apuntar alto. Hay que convencerse de que podemos ser los mejores, pero desde la humildad que nos caracteriza, con los pies en la tierra e insistiendo en que el trabajo duro y comprometido de todos los actores de este club, dirigentes, cuerpo técnico, jugadores e hinchas puede alcanzar metas inimaginables.
Esperemos que salga humo blanco con los clubes afectados por el drama de la ANFP, y que por fin podamos ver el debut de nuestro “equipo lindo”, por el bien de los hinchas, del fútbol y sobre todo de los cientos de jugadores que hoy junto a sus familias viven la incertidumbre laboral y económica.
Parece que esta situación se está volviendo una constante dentro del fútbol criollo, dirigentes sin escrúpulos adueñándose del deporte, buscando el enriquecimiento personal sin que este chorree, torturando económicamente a quienes trabajan y viven de esto, vendiendo ilusiones y matando poco a poco el amado fútbol.
Nosotros también sabemos de esto, hace algunos años estuvimos al borde de la desaparición por penurias económicas, siempre nos costó, nadie nos regaló nada y si hoy hemos alcanzado la estabilidad institucional que nos da tranquilidad y prestigio, nadie puede olvidar el pasado y la historia, somos humildemente grandes.
Que ruede nomás, vamos con todo.