Lo Ganamos Entre Todos

Por Jano Nahuel

Lejos, pero lejos la columna más difícil que me ha tocado escribir.

Luego de la derrota en El Salvador que nos cortó el impulsito triunfador, hemos vuelto a mirar la tabla con desconfianza.

 

Ya el sueño de la semana se trastorna, se cuentan las horas y los minutos faltantes al partido del domingo. He revisado las paginas del balompié criollo en innumerables ocasiones, he mirado las redes sociales y repasado videos no solo de Iberia, sino de la visita, San Marcos, quienes llegan a este partido sin nada que ganar y con mucho que perder antes de la final para definir quien asciende contra Unión Calera.

 

Recordar esos días funestos de la potreril, uf… esas canchas mitad pasto y mitad arcilla donde nos sentábamos en cuatro tablas para alentar a la (-i-). O esos partidos con jugadores lesionados producto del barro y las champas, de defensas carniceros y de falta de kinesiólogo. Tiempos macabros, de sueldos pagados a duras penas, rifas y bingos organizados por los hinchas para palear deudas de pensiones, de jugadores durmiendo en el bus para llegar a jugar minutos antes y frustraciones interminables para el ascenso. Fantasma, pesadilla o dígale como quiera, estamos en esta situación y solo queda dar la pelea.

 

Por todo eso es que no me imagino a Iberia perdiendo la categoría, porque ya sabemos como es, porque sabemos cuanto cuesta y lo que sufre, por que carajo que se sufre.

 

Hemos llegado a esta instancia, lamentable y créame, tampoco lo puedo creer, también maldije, regañé y lo sufro, pero la pasión y el amor por estos colores es mucho más intenso, más grande, amor de verdad que me conmueve como nada, y como siempre ahí estaré con el equipo, como estarán todos los que vibramos con la azulgrana querida.

 

Aún dependemos de nosotros, de nuestro juego y jugamos en nuestra casa. Eso inclina la balanza a nuestro favor y si o si lo vamos a aprovechar.

 

No se me ocurre como escribir una arenga, como crear algo que pueda motivar a los jugadores para que den todo en la cancha, para entusiasmar a los hinchas y que lleguen al municipal angelino a alentar al equipo. Confío, nada más, confío plenamente en este club y todos quienes lo componen. En su fuerza, en su rigor y en su compromiso, pero por sobre todo en su cariño, en su amor propio. No esta en nuestro camino una derrota, no esta en nuestro horizonte el exponernos al llanto, a terminar agarrándonos la cabeza en un lamento. Nada de eso, armaremos una fiesta, la caldera azulgrana hervirá como nunca y como dice la canción haremos rugir las galerías.

 

A los de siempre y a los que se han sumado en el 3×1, a gritar con todo, a alentar dejando la garganta, a llevar su camiseta y sus banderas, a cantar y empujar al equipo con toda la fuerza del Bio Bio. A darlo todo, que la visita sienta que los vamos a devorar vivos, que sientan el miedo la fiera azulgrana y al final saboreemos la victoria.

 

Un llamado a toda gente amante del fútbol en la provincia, en la región. Iberia necesita de todos, por que de esta salimos remando en grupo, esto lo ganamos entre todos.

 

Aguante Iberia carajo.