Los Pelagatos de la División Pelagato

Por Jano Nahuel

¡Fin de semana sin Iberia amigos! Puf, otra de este campeonatillo y sus particularidades que nos deja con fecha libre por su estructura nefasta. Y esta tarde de domingo nos encontramos pelando gatos ubicados de la mitad hacia debajo de la tabla, a solo un punto del colista.

¡Y mire que bien merecido el mote ganado! Dicen los cuentos populares que el término  “pelagato” nació de una época negra, donde los parias, los indigentes, los hombres del último escalafón de la sociedad, literalmente descueraban y comían felinos para capear la hambruna. Por ello es que el adjetivo esconde la ofensa insultante. El adjetivo de “pelagatos” retrata la insignificancia misma, lo despreciable, el colista absoluto que no le gana a nadie, y que sufre la vergüenza y la falta de respeto permanente.

Iberia que se perfilaba como uno de los equipos favoritos para pelear el ascenso, que se traza objetivos grandes y pretende regresar a la división de plata, hoy se ha convertido en el pelagatos de la división más pelagatos del futbol profesional.

¿Pero porque? ¿Si hay bueno jugadores en el plantel, la cantera da tiraje nutriendo el primer equipo y quieran o no, tenemos un nombre en la historia del futbol criollo?

No lo me lo explico… Tal vez porque los magnánimos que quedaron al mando no han logrado dar pie con bola en las decisiones del club. O porque el excelso maravilloso que eligieron como líder del equipo prefirió explotar su personaje polémico por sobre el estratega futbolístico, pelearse con una prensa que siempre ha sido bonachona con todos y lanzarse en una disputa con quienes son la estructura de la institución, sus hinchas.

Tal vez este eminentísimo profesor querrá volver a la tele a sentarse en un sillón de esos programas que existen como parte del paquete por contrato que tienen los  canales futboleros, pero que son los colistas del rating de la prensa deportiva pues no los ven ni siquiera 30 o 40 pelagatos. O querrá entrar a un reality como lo han hechos varios de sus colegas en antaño y seguir explotando su personaje farandulero, anda tú a saber. Hasta el momento, solo ha destacado por sus declaraciones y por haber ninguneado gratuitamente al ídolo del club, cosa que se dejó pasar por el bien del equipo, pero que en más de alguna retina sigue viva y no se perdona tan fácil. Bueno, en realidad nunca ha mostrado interés en la gente del club.

Lo cierto es que ya van 7 fechas y miramos el liderato desde 10 lejanos puntos abajo. Los más fieles le hemos puesto toda la confianza que hemos logrado reunir después de las magras presentaciones. Algunos le hemos puesto mucho más optimismo de lo que merece el equipo, incluso  cuando los críticos nos han tratado de ilusos, hasta de ingenuos por creer que la situación se revierte y vamos a pelear el ascenso, pues este Iberia 2019 no ha mostrado mucho más que un buen partido y hoy se encuentra en la liguilla para pelear por no descender a los  barriales.

Los excelentísimos mandantes del club y del plantel nos han convertido en los parías de la división, el insulto pelagatense nos queda perfecto para el lugar en que nos tienen, sí que ellos nos tienen.

Ahora, no sería raro escuchar declaraciones que digan que como no nos ha pasado nadie por encima, hay que mirar bien, el lado positivo y que somos los punteros de la liguilla de descenso.

No se ya que pensar…si alguien espera algo de los magnánimos sabios, que espere sentado.

La esperanza está en los jugadores. Y lo único que pedimos es que se note el trabajo que hace, sabemos que se sacan la cresta pero que se note, eso es todo. Sabemos que quieren salir del mal momento y que su objetivo no es marcar el paso en Iberia, pero que se les note puh cabros. No siembren más dudas, no sigan el juego de la polémica y la rivalidad con los hinchas, no se peleen ustedes con una prensa que suele ser buenita y que nos los va a matar jamás sin razones. Póngale cabros, no queremos ser los pelagatos de esta división tan pelagatos.

Por Jano Nahuel