Primer Paso Alcanzado, Vamos por Más !

Primer Paso Alcanzado, Vamos por Más !

Un triunfo más que esperado el del fin de semana en Cauquenes. Se abrochó la clasificación a la liguilla final con bastante anticipación y se dio el pasito esperado en el camino para conseguir el gran objetivo.

Se esperaba también este triunfo por la seguidilla de empates de Iberia en las últimas jornadas que traía algo inquieto incluso hasta los más fieles. Era importante volver a celebrar para recuperar la confianza en el trabajo, mejor aún cuando se hace como visitante y sobre todo ante un rival que tiene muchos pergaminos y que juega muy bien.

En este partido en particular Iberia supo leer de buena manera las condiciones con que se presentó el encuentro propiamente tal, una victoria sólida donde se aprovechó de buena manera los 2 hombres de más en cancha y se sacó ventaja de la ansiedad presentada por el equipo local que aunque empujó desesperado, nunca estuvo cerca del empate.

La Azulgrana siempre estuvo más cerca de aumentar el marcador, pero solo lo logró en los segundos finales del partido. Y esto abre nuevamente un temazo que hemos estado discutiendo; la carencia de gol. El encuentro deja en evidencia una de las falencias que más preocupa y que ha sido tema obligado de conversación en la afición que es la falta de finiquito del equipo, de cerrar las jugadas y concretar la gran cantidad de ocasiones que se genera.

Que se entienda bien. Iberia ha marcado los goles suficientes que no por nada nos tienen como punteros del torneo y clasificados a la liguilla. Pero es precisamente en esta última parte del campeonato donde existen dudas si efectivamente nos va a alcanzar para lograr el proyecto principal del ascenso, cuando la presión sea diferente y cuando los equipos que enfrentemos se jueguen cosas diferentes.

También podemos convenir en que Iberia no ha presentado una delantera regular dentro del campeonato. Las lesiones de Diego Ruiz eje de ataque del equipo han mermado la disposición y estrategia al equipo. No hemos visto en 2 partidos seguidos actuar los mismos hombres en delantera y aquello no ha permitido formar esas sociedades de gol que son tan necesarias y que tantos réditos  nos dieron en antaño.

El partido del fin de semana fue una muestra de aquello. La cantidad de jugadas claras de gol no fueron concretadas y debió resolver nuestro capitán para dar la tranquilidad necesitada.

Nota aparte para el encuentro de dos generaciones en cancha entregando diferencias: un novel Hugo Toro y un experimentado José Gastón Salcedo se vistieron de honor marcando los tantos de la victoria y de paso sellando un gran encuentro para ambos. Para el primero, su debut en las redes con la camiseta azulgrana, y para el segundo un tanto que llegaba según Rufo después de 1936 días. El Galgo que jugó como delantero celebró con la hinchada el gol como si fuera el primero de su vida, reafirmando su compromiso y cariño con el club de sus amores. Sencillamente notable.

Hay tiempo para trabajar, hay tiempo para incorporar refuerzos y queda el tiempo preciso para dar el gran salto. El empate de hoy de Deportes Santa Cruz que jugaba su partido pendiente nos deja como lideres exclusivos y dependiendo solo de nosotros para terminar en el primer lugar para enfrentar la liguilla. No se equivoquen con creer que la diferencia de puntos otorgados por el lugar tabla da lo mismo o no tiene mayor importancia. En instancias finales hemos visto como las situaciones se definen incluso por un gol, por lo que cada punto en lucha para alcanzar la primera B es vital.

Pasito dado y con firmeza, el camino está allanado para andarlo y necesitamos de todos para llegar a buen fin. Por lo pronto, hay que apoyar este fin de semana al equipo lindo en el clásico contra los rojos de Angol. A crecer en confianza y en público apoyando en la galería.

Primer paso alcanzado, firme y con la vista en el horizonte…ahora vamos por más.

                                                                                                                                                          Por Jano Nahuel