Quiero La Revancha

Por Jano Nahuel

A sufrir con los penales. Finalizados los 90 minutos de juego y equipos igualados en su lucha de cuartos de final. No queda más que definir desde los 12 pasos.

La ansiada semifinal está ahí, a la vuelta de la esquina. Diego pide la pelota, quiere el penal. La caminata se hace eterna. ¿Cuantas cosas pasaran por su cabeza? ¿Repasará alguna jugada que pudo definir antes esta agonía y la posibilidad de haber evitado ir a patear en esta instancia? Diego avanza firme, en la mitad de la cancha sus compañeros lo avivan, confían en él.

Se detiene y toma aire, mira al arquero manos en jarra y perfila su pierna más hábil para entrarle luego de semicarrera. El grito de gol se ahoga, celebran los rivales. Penal perdido por Diego, no lo puede creer. Le metió la zurda y la pelota no quiso tocar la red. Diego Armando Maradona, el mejor jugador de la historia del futbol, el más grande de todos los tiempos ha fallado increíblemente su penal en el Mundial Italia 1990 frente a Yugoslavia.

¡Le pasó a la leyenda del futbol mundial!… porque no te podía pasar a ti Dieguito, es solo uno más, ni el primero ni último. Un aprendizaje en tu carrera como futbolista, una lección más para la vida.

Ayer Iberia llegaba al puerto de Valparaíso con la ilusión de pasar a la siguiente ronda de la Copa Chile MTS, de hacer historia y disputar la semifinal anhelada. En el papel una pugna dispar, un equipo de la A frente a uno de B, en la cancha el hambre de triunfo no reconoce de divisiones y la azulgrana  saltaba con toda la artillería para quedarse con la llave, advirtiéndole también a Santiago Wanderers que el buen juego mostrado del primer partido no era casualidad, que la pésima cancha del municipal de Los Angeles les afectó a los 2 equipos y que no sería un trámite dejarle atrás.

Yo, para variar llegando con lo justo de la pega, me enfrento a la televisión y el partido se hace entretenido. Iberia inclina la cancha, presiona arriba, recupera rápido la pelota y busca con velocidad el arco de Castellón. Hay impericia en la puntada final y los hinchas contienen el grito de gol una y otra vez en las gargantas. Solidez defensiva, orden táctico y estamos cerca, Wanderers no sabe que pasa, intenta contrarrestar el juego azulgrana pero naufraga en su propio puerto ante el arresto de coraje y despliegue físico de los dirigidos por Landeros.

Sin embargo, como ya nos ha pasado en varios encuentros. Los porteños abren la cuenta recién iniciado el segundo tiempo, única desconcentración en la zaga y hay que bregar para revertir la derrota y la marginación del torneo.

Iberia sigue presionando, fuerza el error en la salida. Juan Gutierrez, la figura del partido a la postre, pide la pelota y encara, Aguirre y Pardo se paran de la mitad para adelante, atacan sin miedo y buscan dar profundidad al empuje futbolístico que emprende el equipo.

Wanderers, que se encontró casi por azar con el gol, intenta mantener la ventaja. Cordova ordena el equipo, que se ve forzado a replegarse. Se teme el empate, Iberia es una tromba… pase filtrado y Mario Pardo que bate a Castellón. Partido igualado, un verdadero espectáculo por parte de ambas escuadras y vamos a los lanzamientos penales.

Debo admitir que desde hace mucho tiempo no me sentía tan nervioso por una definición así, no sé, tal vez las de la selección nacional pueden ser. Pero siempre he dicho que soy más iberiano que chileno, que vibro y sufro más con mi camiseta azulgrana que con la roja. No me quedan uñas,  se escuchan los cabros de La Banda cantar de fondo, los comentaristas del CDF alababan el desempeño del equipo lindo pero para mí no es suficiente premio, quiero más, merecemos más. Los tiros penales no le hacen justicia al juego, Iberia fue más que Wanderers y la justicia divina nunca llegó.

Balón por las nubes, los caturros celebran y nosotros nos quedamos en el camino. Pero no con las manos vacías, peleamos una llave de cuartos de final contra un equipo de la división de honor, resultamos invictos en partidos mano a mano y Chile entero pudo apreciar a este Iberia que juega bien a la pelota, que es aguerrido y duro como roble.

La hinchada local aplaude al equipo del profe Landeros, es lo mínimo que merece este grupo de jugadores y cuerpo técnico, reconocimiento a su personalidad extrovertida dentro de la cancha, al buen futbol y la lealtad con que juega siempre. El futbol es el deporte más bello del mundo, te da estos premios que son atesorados, una provincia completa sintió el orgullo de los colores azulgrana.

Diego ¿Qué te podemos reprochar? Hay que tener huevos para asumir el último disparo, hay que tener fuerza para enfrentar esa caminata eterna hasta el punto penal que decide la condena o la gloria. No cualquiera se para frente a un arco que se achica, escuchando los latidos del corazón antes del pitazo para lanzar. Si en el barrio es difícil, imagino como es en esta instancia.

Frente en alto Diego, aprende, supera y crece, saca fortalezas de estas acciones. No eres una promesa futbolística, eres una realidad. Un gran jugador que ha superado obstáculos haciéndose más y más fuerte. Gracias por querer ir a patear ese penal, aun siendo tan joven asumes responsabilidades, esto demuestra además la gran persona que eres. Sigue confiando, en tu grupo y en ti mismo. El futbol da revanchas, más temprano que tarde estarás en la cúspide, estaremos celebrando tus hazañas y nos darás una alegría inmensa como pueblo azulgrana. La vida da revanchas Diego, ya viene la tuya. Yo también quiero tu revancha.

Alegría amigos, aguante Iberia y su linda gente