Vibrante Empate En El Litoral

Por Jano Nahuel

Un vibrante empate a dos goles vivieron San Antonio Unido y Deportes Iberia en la fría jornada del sábado por la noche.

Los sanatoninos que hicieron de local en la comuna de El Quisco, son siempre uno de favoritos de la división a quedarse con el cupo del ascenso, un cuadro duro y que de local se hace fuerte. Por eso la tarea no era fácil para los dirigidos por Almendra que además llegaban mermados debido a las bajas obligadas por expulsión en el último encuentro disputado en La Florida y a una serie de lesionados que dejó la batalla contra Recoleta.

Al menos 50 fieles acompañaron al cuadro azulgrana pese al horario, la dificultad de acceso y el frío reinante en el litoral. Era un partido importante y por supuesto había que ver el debut de varios nombres que esperaban con ansias esta oportunidad para demostrar que pueden aportar en esta campaña.

Partido intenso, de ida y vuelta que pronto transformó en figuras a los porteros Merino y Reyes. Jugadores dispuestos a correr entregaban cada vez más ritmo en un trámite parejo que se desniveló en los 15 minutos con tanto de Brayan Rojas para los locales con un tiro rasante que no logró encontrar las manos del Pescado Merino.

Iberia se volcó en ataque, hilvanando buenas jugadas que generaron cada vez más ocasiones haciendo temblar el palo de los locales en 2 ocasiones y una más donde salvaron en la línea los zagueros lilas.

Comenzado el segundo tiempo, los de Almendra siguen imponiendo vértigo, ataques veloces que a los 2 minutos tienen premio tras furibundo remate de Alejandro Martínez que bate a Reyes y empareja la contienda.

Pero Iberia no se conforma, quiere el triunfo y empuja una y otra vez buscando el segundo gol. Otra vez salvan en la raya, Reyes se agiganta calentando los guantes y los noveles azulgrana siguen mostrando ganas y hambre de gloria.

Cuando mejor jugaba la azulgrana y en el minuto 88 de partido, en una desinteligencia defensiva, San Antonio encuentra un inmerecido premio poniéndose en ventaja con gol de Gabriel Williams.

Los del Bio Bio no bajan los brazos, arremeten contra el pórtico lila y cuando los hinchas locales saboreaban la victoria, un balón al área lazando con mucha malicia por Carrasco se refugia en la red y cobra el empate en los 91, cuando ya no quedaba nada.

Pitazo final, empate con sabores extraños para la hinchada. Alegría por como y en el momento que se consiguió el 2-2, pero tristeza pues todos coincidían en la galería que, por lo mostrado en cancha, el equipo  merecía llevarse el triunfo y los 3 puntos hasta Los Ángeles.