Yo Me Quedo Con Iberia

Por Jano Nahuel

Una semana larga, eterna antes del debut de Iberia en el torneo. Larga pues sé que al igual que yo, mucho de ustedes también tenía una ansiedad nerviosa de ver a Iberia jugar por los puntos, para saber de que estamos hechos. Si si, lo sé, lo sé, con un partido jugado no voy a conocer de una vez si este equipo esta para ascender o no, pero de todas maneras uno se hace una idea, se proyecta… se la cree.

 

Pero no solamente se extraña ver jugar a Iberia. Lo que nos gusta del fútbol no es solo “ver como un grupo de jugadores siguen la pelota”, como dicen los siúticos (y que no sienten pasión por nada). Se extraña todo, el ambiente completo. Ver a los amigos que viajan de diversos puntos, la conversación de la galería, el viaje con los camaradas azulgrana, el sanguchito y “el juguito” post partido y más.

Nos reencontramos en San Fernando con el pueblo azulgrana, al menos una delegación de hinchas, nos reencontramos con el equipo más lindo, las camisetas con los colores queridos, el canto de aliento y la talla graciosa. Pero también nos reencontramos con la división, con ésta división donde vinimos a caer, o que más bien nos golpeó de lleno. Una cancha malena, de esas que piensas que si un jugador no se lesiona es un triunfo. Bache junto a bache. Incluso en partes había pasto.

Agregue, un arbitraje reguleque, malo para los dos lados, con un juez siempre lejos de la jugada, cobros erróneos y sin personalidad para cobrar en varias ocasiones.

Raya para la suma, junto al precario estadio colchagüino, esta ubicada la medialuna provincial, que justo para ese día en particular estaba celebrando una fiesta ranchera de domaduras y jaripeos. Anecdótico, claramente la gente de San Feña prefiere las jineteadas al fútbol. Música sonora llena de acento mexicano y un animador que me hizo recordar esos bingos en Loncopangue o Tinajón. Acampao el hombre. Incluso un camarada lo quería contratar para animar su matrimonio.

 

¿Volvamos al fútbol?

 

Me gustó el equipo, si, quedé bastante conforme. Sobre todo la solidez defensiva, férreos y bravos los centrales no perdieron un solo duelo. Carrasco y Castillo mostraron seguridad y se complementaron de muy buen forma, algo que nos da bastante tranquilidad. Creo que arriba estuvimos un tanto al debe. Nos falto un poco de consistencia, de peso, para aguantar balones y crearse ocasiones pero de seguro el rodaje del equipo traerá los créditos que necesitamos. Leiva un monstruo en medio campo y Pacheco mostrando que  es un crack, los mejores de la cancha a mi parecer.

 

Un buen triunfo de la azulgrana, es positivo partir ganando, psicológicamente te quita la presión y abre las sendas, y también futbolísticamente pues te permite mejorar sobre la base de un buen trabajo, te permite corregir, no tener que cambiar todo.

Un equipo en rodaje, les comenté a los muchachos después cuando viajamos de regreso a la capital. No quedé del todo conforme, pero si se vio buena actitud, táctica y mucha energía. La cancha no dejaba jugar muy bien, y hay que ganar de visita también amigos, no fue un regalo de Colchagua, hay mérito en el cuadro del profe Pato.

Me quedo con lo sólido del equipo, la actitud y la personalidad de los jugadores que mostraron los dientes cuando hubo que hacerlo intimidando a los locales. Me quedo con la nobleza de esta división, que a pesar de la precariedad que la caracteriza, existe camaradería y respeto entre jugadores y entre hinchas. Me quedo con los gritos y arengas del Gato, que muestran pasión y cariño por estos colores, no como el pecho frió de antes.

Primer pasito dado con certeza y fuerza en este camino. Vamos por más, vamos juntos que Iberia nunca camina solo. Contigo a todas azulgrana querida, yo me quedo con Iberia.